Senecio Rowleyanus ¡aprende a cuidarlo!

¡Por fin puedo hablaros del Senecio Rowleyanus! Como sabéis, no me gusta hablar del cuidado de plantas que no he tenido y que no he podido contrastar. Una de las cosas que menos me ayuda de internet es leer cientos de páginas con información confusa y contradictoria que al final me llevan a dudar de mi intuición y a matar a mis pequeñas :(. Por eso, tras un tiempo en el que he tenido dos intentos fallidos y un éxito rotundo (dicen que a la tercera va la vencida) me veo con fuerzas para hablaros de esta planta tan singular.

El Senecio Rowleyanus es una planta suculenta de porte colgante muy decorativa y fácil de propagar. Es originaria de África, de zonas semidesérticas. Su nombre común es planta del rosario por su gran parecido: de un tallo verde alargado cuelgan unas bolitas redondas casi perfectas.

En Abril Hojas Mil Senecio Rowleyanus

En muchas páginas leo que es fácil de cuidar, pero sinceramente, y viendo todo lo que me contáis a través de mi Instagram, creo que estoy capacitada para decir que de eso nada (monada). De todas formas ¡tampoco quiero asustarte! que no sea un pothos tampoco quiere decir que sea imposible de cuidar con un porcentaje relativo de éxito, sólo tendrás que estar más pendiente y tener algo más de cuidado.

¡Vamos a verlo paso a paso!

  • Luz: este es el primer punto conflictivo del Senecio Rowleyanus, sobre todo para los que no tenemos en casa ese término medio (que somos la mayoría me temo). Necesita mucha luz indirecta, incluso puede recibir rayos de sol directos siempre que sean muy poco intensos (los de primera hora de la mañana o de la tarde son una gran opción). El problema es que no todos podemos regular así la intensidad del sol en nuestras casa. ¿Qué le pasó a la primera que tuve? Frita como una croqueta.
  • Agua: el Senecio Rowleyanus, como buena suculenta, es muy sensible al riego excesivo. Lo mejor es dejar que la tierra se seque por completo antes de volver a regar. Como siempre por inmersión es más recomendable, así aseguramos que el exceso de agua no se quede en el fondo de la maceta (aquí puedes ver mi post sobre los tipos de riego).
¡Truco!

Muchas veces es muy difícil saber cuándo está la tierra seca. Observa bien sus bolitas. Si se caen solas sin apenas tocarla es que tiene exceso de agua, conviene dejarla descansar. Si por el contrario se arrugan como pasas…¡es hora de ponerla a remojo!

  • Temperatura: dado su origen, el Senecio Rowleyanus prefiere las temperaturas templadas, lo ideal es en torno a los 20 ºC. Puede soportar temperaturas superiores sin problemas pero mejor que no esté por debajo de los 3-6ºC, ¡no le gustará nada!
  • Floración: durante la primavera puede sacar pequeñas flores. Había leído que tienen poco valor decorativo pero a mí me salieron hace unas semanas y me hizo una ilusión tremenda. No son las hortensias ni tulipanes pero…¡son pequeñitas y monísimas!
En Abril Hojas Mil Senecio Rowleyanus y sus flores

Como verás, el Senecio Rowleyanus tampoco tiene tanto misterio, pero es fundamental vigilar que el riego sea suficiente sin pasarse y que no le falte iluminación.

¡Aquí te dejo un poquito de inspiración de mi querida planta del rosario!